• Share to Facebook
    • Twitter
    • Email
    • Print

January 5, 2012

Proteja a su mascota del frío extremo

HSUS ofrece consejos para proteger a mascotas durante la temporada de invierno.

La organización The Humane Society of the United States (HSUS) insta a los dueños de mascotas a tomar precauciones adicionales para garantizar la seguridad de sus animales de compañía cuando las temperaturas bajan y las tormentas invernales llegan. El frío extremo, el viento y los apagones potenciales que podrían acompañar a las tormentas invernales pueden representar serios riesgos para la salud de las mascotas familiares.

"Los animales dependen únicamente en sus cuidadores humanos para su seguridad y comodidad - especialmente durante la temporada invernal", dijo John Snyder, vicepresidente de animales de compañía para HSUS. "Nuestras mascotas son especialmente vulnerables durante esta temporada de frío, y con sólo algunas precauciones adicionales, usted puede ayudar a asegurar que se mantengan seguros y saludables."

La mejor receta para los males del invierno es mantener a su perro o gato adentro con usted y su familia. Los perros más felices son aquellos que son sacados con frecuencia a pasear y hacer ejercicio, pero se mantienen adentro el resto del tiempo. Los perros y los gatos son animales sociales que anhelan la compañía humana. Sus compañeros animales merecen vivir adentro con usted y su familia.

En muchos lugares, dejar a un animal doméstico afuera durante el frío extremo, sin acceso a un lugar de refugio, alimentos y/o agua, viola las leyes estatales o locales en contra la crueldad animal.

Ayude a mantener a su mascota segura durante los meses más fríos siguiendo estas simples instrucciones:
• No deje a las mascotas afuera cuando la temperatura baja. Los perros y los gatos estarán más seguros en casa, excepto cuando se les saca para un ejercicio supervisado. Sin importar la temporada, los perros de pelo corto, los muy jóvenes y los de mayor edad nunca deben mantenerse afuera sin supervisión, así como todos los gatos. Los perros de pelo corto pueden sentirse más cómodos usando un abrigo durante los paseos.
• Las mascotas que pasan mucho tiempo afuera necesitan más alimentos en el invierno por que la necesidad de conservar el calor agota su energía. Revise con frecuencia el plato de comida de su mascota y asegúrese de que el agua este fresca y no congelada. Use recipientes de plástico, en lugar de metal, para los alimentos y el agua. Cuando la temperatura es baja, la lengua de su mascota puede congelarse y pegarse al metal. Recipientes térmicos de plástico para el agua también son una buena opción para evitar que se congele el agua y se pueden comprar en tiendas que venden productos para mascotas.
• Los motores calientes de los coches estacionados atraen a los gatos y los animales pequeños, que pueden subirse por debajo de la capilla. Para evitar lesionar a los animales ocultos, dele un golpe al capó de su coche para asustarlos antes de arrancar el motor.
• La sal y otros productos químicos que se utilizan para derretir la nieve y el hielo pueden irritar las almohadillas en las patas de su mascota y pueden ser dañinos si se ingieren. Límpiele los pies con una toalla húmeda antes de que su mascota se lama para quitar la nieve acumulada entre sus patas. Muchas tiendas de mascotas en todo el país o en línea venden productos para derretir hielo que no son dañinos para mascotas.
• El anticongelante es un veneno mortal, pero tiene un sabor dulce que puede atraer a niños y animales. Limpie los derrames de anticongelante y almacénelo (junto con todos los productos químicos del hogar) fuera de alcance. Mejor aún, utilice anticongelante-refrigerante hecho con glicol de propileno, que es menos tóxico en pequeñas cantidades que el anticongelante tradicional hecho con el glicol de etileno. 
• Indistintamente de la temperatura, la sensación térmica puede poner en peligro la vida de una mascota. Si su perro pasa gran tiempo afuera, éste debe estar protegido por una caseta de perro seca y libre de corrientes de aire, y que sea lo suficientemente grande como para permitir al perro sentarse y tumbarse cómodamente, pero lo suficientemente pequeño como para mantener su calor corporal. El suelo debe estar levantado unos centímetros y estar cubierto con virutas de cedro o paja. La casa debe ser volteada con la cara opuesta al viento, y la puerta debe estar cubierta con arpillera a prueba de agua o un plástico grueso.

Contacto para los medios: Raúl Arce-Contreras; rcontreras@humanesociety.org; (301) 721-6440

  • Sign Up
  • Log in using one of your preferred sites
    Login Failure
  • Take Action
  • Shop
Media Contact List2