• Share to Facebook
    • Twitter
    • Email
    • Print

August 17, 2012

La HSUS aplaude a las agencias federales por presentar cargos de sacrificio inhumano

La organización The Humane Society of the United States elogió al Departamento de Agricultura de EE.UU. y la Oficina de la Fiscalía Federal del Distrito Sur de la Florida para el Distrito Sur en la Florida, por investigar y presentar cargos criminales contra los propietarios de la empresa porcina del Sur de la Florida, Finca El Novillo, por presuntas infracciones a la Ley de Métodos Humanitarios de Sacrificio Animal y la Ley Federal de Inspección de la Carne. Según un comunicado de prensa de la Oficina del Procurador de EE.UU., la acusación llega tras  una investigación por parte del Servicio de Inspección de Seguridad Alimentaria del USDA que comprobó que la empresa sacrificaba cerdos sin primero dejarlos insensibles al dolor.

“Aplaudimos al Departamento de Agricultura de EE.UU. y la Oficina de la Fiscalía Federal por aplicar la Ley de Métodos Humanitarios de Sacrificio y tomar medidas en contra de los abusos en los mataderos", dijo Paul Shapiro, vicepresidente de protección de animales de producción para la HSUS. "Ningún animal debe ser sacrificado mientras esté consciente, y la industria de la carne porcina tiene que empezar a tomar mucho más en serio el bienestar animal, tanto en las plantas de sacrificio como en las granjas industriales".

Si bien el maltrato de los cerdos durante el sacrificio es común en esta industria, estos abusos rara veces resultan en acusaciones penales. Registros de incumplimiento del USDA muestran que las instalaciones de sacrificio de cerdos con frecuencia no consiguen hacer que los cerdos estén inconscientes antes del sacrificio, y la crueldad se produce en grandes instalaciones de empresas como Tyson Foods. Los abusos documentados por el USDA en los mataderos de Tyson en los últimos años incluyen el traslado de cerdos conscientes con excavadoras, el amontonamiento de cerdos conscientes encima de otros cerdos, dejando caer a los cerdos desde las alturas que les quiebran los huesos, el arrastre de cerdos inmovilizados por las orejas, y al colocación de cerdos con lesiones graves en corrales donde sufren de dolor por tiempo indefinido.

La industria porcina de EE.UU. tiene un historial de prácticas inhumanas, y trabaja para frustrar las leyes de bienestar animal, incluso cuando no tienen nada que ver con la producción de carne porcina, como la legislación actualmente en el Congreso para mejorar el tratamiento de la las gallinas ponedoras, la cual tiene el apoyo de grupos de protección animal y la industria del huevo. La industria de la carne porcina recientemente fue a la Corte Suprema de los EE.UU. con la intención de anular una ley estatal de California que prohíbe el sacrificio de los cerdos inmóviles y demasiado enfermos o lesionados para caminar.

La industria de la carne porcina también ha sido ampliamente criticada por su uso de las jaulas de gestación para confinar a cerdas para cría. Estas jaulas de metal son apenas más grandes que sus cuerpos y virtualmente inmovilizan a las cerdas durante toda su vida. Sólo en el 2012, Costco, McDonald’s, Burger King, Wendy’s, Safeway, Oscar Mayer, Kroger y muchas otras grandes empresas de alimentos han promulgado políticas para eliminar estas jaulas en sus cadenas de suministro.

-30-

Contacto para los medios: Raúl Arce-Contreras; (301) 721-6440, rcontreras@humanesociety.org.

  • Sign Up
  • Log in using one of your preferred sites
    Login Failure
  • Take Action
  • Shop
Media Contact List2